Mostrando 1 - 8 de 8 artículos

¿Qué es y para qué sirve un calientacamas?

En el día a día, resulta imprescindible un buen descanso, por ello, en esta sección te hablaremos de una de las opciones que te ayudarán a mejorar esos ratos de relax y los convertirán en momentos mucho más placenteros, y, sobre todo, reparadores.

El calientacamas es un utensilio que cumple una función similar a la de una manta eléctrica, pero que cuenta con algunas diferencias que te mostraremos más adelante. Estos incorporan un sistema eléctrico que te permitirá adecuar la temperatura de tu cama antes de irte a dormir, y de disfrutar de un clima idóneo mientras duermes.

Si estás buscando una manera cómoda y económica de disfrutar de un sueño mucho confortable, en nuestra web podrás encontrar la solución perfecta para disfrutar del mejor confort y comodidad, gracias a los calientacamas eléctricos que ponemos a tu disposición.

¿Cómo funciona un calientacamas?

Estos dispositivos cuentan con unos cables situados en su interior que, gracias a la corriente eléctrica, elevan su temperatura, consiguiendo que nuestra cama se caliente de manera rápida y uniforme.

Una de las principales ventajas de estos dispositivos es que podrás usarla en cualquier cama, además, y al contrario que las mantas eléctricas, podrás introducirlos entre las sabanas de tu cama, consiguiendo así la temperatura perfecta con la que conciliar el sueño.

¿Qué debo tener en cuenta antes de comprar un calientacamas?

Como siempre, te recomendamos que antes de realizar tu compra es recomendable que conozcas varias de las características más relevantes que debes tener en cuenta son:

  • Tejidos de fabricación:
  • Existen diversos materiales que te aportarán un gran confort, como la fibra, el algodón o la lana, todo dependerá, como siempre, de tus gustos personales.

  • Medidas y formato:
  • Al igual que ocurre con las mantas eléctricas, deberás tener en cuenta el tamaño de la cama o las personas que harán uso del mismo, priorizando aquellas que mejor se adapten a lo que necesitas.

  • Seguridad:
  • Un aspecto de vital importancia. Estos dispositivos se conectan a la electricidad durante un máximo de dos minutos, una vez pasado este tiempo deberás desconectarlo. Para evitar posibles incidentes, vienen equipados con un termostato que hará que el dispositivo se apague automáticamente, garantizando así un extra de fiabilidad.

  • Consumo:
  • Estos dispositivos nos permitirán mantener la cama caliente durante al menos 3 horas, suelen tener un consumo que gira en torno a los 60 W, por lo que, elegir un calientacolchones eléctrico es una opción muy recomendable, si estas buscando una buena relación entre prestaciones y consumo, que te ayude ahorrar en tu factura de la luz.

Tipos de calientacamas

  • Redondos:
  • Un aparato circular independiente que podrás ubicar en cualquier zona de tu cama. Estos modelos garantizan la temperatura óptima sobre una zona concreta.

  • Tipo de manta:
  • Que te permitirá situarlo sobre el colchón, manteniendo el calor de manera mucho más uniforme sobre toda la superficie de la cama.

Entrega estándar/especial

Pago seguro

2 Años de Garantía

30 Días de Devolución